DICCIONARIO

Términos de Inversiones Inmobiliarias

  • A
  • B
  • C
  • D
  • E
  • F
  • G
  • H
  • I
  • J
  • K
  • L
  • M
  • N
  • Ñ
  • O
  • P
  • Q
  • R
  • S
  • T
  • U
  • V
  • W
  • X
  • Y
  • Z

Las acciones son títulos emitidos por una sociedad que represetan el valor o las partes en las que se divide su capital social. Si una persona posee una acción también se entiende que posee parte del capital de una empresa. En inglés se denominan shares o stock y es también muy frecuente referirse a una participación o acción como Equity. En el Equity based crowdfunding los inversores acuden a una ampliación de capital y adquieren las nuevas acciones emitidas. En el crowdfunding inmobiliario basado en acciones, lo que el inversor adquiere no es un porcentaje de la propiedad, sino un porcentaje de las acciones de una sociedad constituida al efecto y que es la titular del inmueble.

En inglés Financial asset. Se entiende por activo financiero aquel instrumento que convierte o canaliza el ahorro en inversión. A partir de ese momento, el comprador del activo financiero tiene el derecho a recibir aquellos ingresos generados por el vendedor. Con otras palabras, un activo financiero es un derecho sobre los activos reales del emisor y el efectivo. Los activos financieros son todos aquellos medios a través de los cuales se financia la actividad económica. El crowdfunding inmobiliario técnicamente tendría la clasificación de activo financiero ya que el comprador adquiere el derecho a recibir un ingreso futuro por parte del vendedor. Aunque al existir un activo inmobiliario subyacente que resplada la inversión debería considerarse como capital privado inmobiliario.

Real estate assets, Property assets. Por extensión se denomina activo inmobiliario a aquellos activos que tienen su base en un inmueble. Técnicamente el crowdfunding inmobiliario no sería un activo inmobiliario ya que el inversor no posee físicamente el inmueble, sino que posee un derecho u obligación sobre el mismo y por tanto debería ser considerado más bien como un activo financiero o como capital privado inmobiliario.

Se dice de un material o una mejora de funcionalidades de un producto que se incorpora a la campaña de crowdfunding donde se necesita añadir una cantidad extra de dinero. Los add-ons o “extras” se consiguen poniendo más dinero en caso de que se produzca esta necesidad.

El valor añadido o added value es el incremento de la riqueza generada por una actividad empresarial en un tiempo determinado. Se mide tras sacar la diferencia entre el valor de la producción de bienes y servicios y el valor de compra de las adquisiciones exteriores, es decir, entre los precios de mercado y los costos de producción. 

Known as the acronym "AEFI" for its Spanish name, it is an association of companies and people with a common objective: to create a favorable environment for the development of FinTech and InsurTech companies in Spain. Part of the objectives of AEFI, whose president is Jesús Pérez, is to establish relationships with public, private, corporate, and other entities. BrickFunding has been part of the association since February 2017. Its English translation is the Spanish Association of Fintech and Insurtech.

El ahorro es la diferencia que existe entre los ingresos disponibles y los gastos efectuados. Básicamente significa posponer el consumo.  

Es la acción de amortizar una deuda o una inversión, es decir, el proceso de distribución durante un tiempo de un valor duradero. Pero incluye diferentes significados, una amortización puede ser un reembolso gradual de un préstamo, una recuperación de los fondos invertidos o una pérdida de valor de los bienes o posesiones debido al paso del tiempo o a su desgaste. 

Valor estimado de una propiedad tras su reforma. También denominado Fixed-Up Value. En Estados unidos es muy frecuente referirse a este acrónimo para definir el valor objetivo de un inmueble comprado con la intención de una reforma exprés, con reparaciones básicas y retoques cosméticos y lavarle la cara para revenderlo rápidamente con una plusvalía. Esta estrategia de inversión también se denomina Fix&Flip.

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) es una organización que se encarga de informar sobre la solvencia patrimonial y de crédito de España.

Hacer frente a los compromisos de otra persona. A partir de ese momento esa persona es la responsable del cumplimiento de una serie de obligaciones. Básicamente es responder por otro.

Es la denominación en inglés para las personas que apoyan una campaña de crowdfunding. Aunque en general el término se traduce en castellano como “mecenas” es muy habitual encontrarlo sin traducir. Para más información véase Mecenas.

Palabra inglesa que significa cota o medida de la altura que presenta un punto sobre un plano horizontal. En el mundo financiero se usa para referirse a cualquier índice de referencia con el que queremos compara nuestro proyecto.

El rendimiento que se obtiene de una actividad. Básicamente el beneficio es el rendimiento, la ganancia, que se obtiene de una determinada actividad económica.

El BIC (Bank Identifier Code), o Código de identificación Bancaria, es un código alfanumérico que sirve para identificar internacionalmente y de forma inequívoca a una entidad financiera a la que vamos a hacer una transferencia. Se compone del código de la entidad (4 primeros caracteres), seguido del país (2 caracteres), la localidad (2 caracteres), y opcionalmente la sucursal (3 últimos caracteres).

Bienes que no pueden ser trasladados. Puede considerarse un sinónimo de bienes inmuebles. Se entienden como tales el suelo sobre el que se va levantar una promoción o desarrollo, así como las estructuras y construcciones que se edifiquen sobre dicho suelo. El crowdfunding inmobiliario invierte exclusivamente en activos u obligaciones con un subyacente en bienes raíces.

Término coloquial empleado para referirse a la inversión en ladrillo mediante crowdfunding o Real Estate Crowdfunding. Y, por supuesto, es también el nombre de nuestra empresa, BrickFunding: tu buscador temático especializado en crowdfunding inmobiliario y que cuenta con el apoyo de las más importantes plataformas de todo el mundo. Una plataforma global de búsqueda de oportunidades de inversión que actúa como canalizadora de tráfico hacia las principales webs del sector. Un buscador rápido y eficaz que te ofrece la mejor información para que inviertas en aquellos proyectos que más se adecuen a tus criterios, ayudándote así a optimizar tu cartera de inversión.

Se entiende por campaña de crowdfunding el proceso completo de abrir, financiar y cerrar un proyecto de financiación colectiva. Básicamente se denomina campaña al periodo en que está abierta la recaudación de fondos.

En inglés, Private Equity Real Estate. Se denomina así a los activos consistentes en la inversión en capital o deuda con un subyacente inmobiliario. Tradicionalmente se habían estructurado este tipo de inversiones a través sociedades de inversión colectiva como Fondos inmobiliarios o SOCIMIs, ya que no existía otra alternativa para participar en el mercado inmobilairio sin tener que hacer frente al alto desembolso individual que supone adquirir un inmueble. Actualmente y gracias al crowdfunding inmobiliario un inversor también puede invertir en activos con un subyacente inmobiliario, pero controlando más el tipo de activos. En los fondos y socimis el inversor no puede elegir el tipo de inmuebles en que se invierte y simplemente se suma a un proyecto de inversión en el que un gestor profesional compra, alquila y vende los activos sin que el inversor intervenga. En el crowdfunding es el inversor el que debe elegir el tipo de inmuebles, permitiéndole así configurar una cartera acorde a sus intereses. Independientemente de la estructura de inversión que adoptemos, este tipo de activos se clasifican en función de su estrategia inversora y su relación riesgo/rentabilidad en: -Core -Core Plus -Value Added o Valor añadido -Opportunity u Oportunista.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es el Regulador Bursátil de España.Es el organismo que supervisa e inspecciona los mercados de valores españoles y es también la entidad encargada de otorgar las licencias como PFP o Plataformas de Financiación Participativa a aquellas plataformas de crowdfunding que estén obligadas a regularse y además así lo soliciten. Es importante recordar a los inversores que la concesión de la licencia no supone una supervisión indivualizada de las oportunidades de inversión que ofrecen.

Esta fórmula se usa para invertir en negocios de forma conjunta sin necesidad de tener crear una sociedad a tal efecto y limitando la responsabilidad a la aportación realizada por cada uno de los partícipes a la firma del contrato de cuentas de participación. Es una forma de cooperación mercantil que permite a un inversor participar en el negocio de un tercero sin entrar a formar parte de su acconariado y sin intervenir en su gestión Se trata de un contrato privado, en el que el inversor (cuentapartícipe) aporta o entrega dinero a un tercero (gestor) para que éste lo utilice en su actividad económica o en el desarrollo de un determinad proyecto, teniendo el cuentapartícipe derecho a participar en el resultado de esa actividad u operación, ya sean pérdidas o ganancias, en los términos pactados. El cuentapartícipe traspasa la titularidad de los bienes al gestor y no interviene para nada en el negocio de éste. Solamente tiene frente a él un derecho de crédito que hará valer al término de la relación (o periódicamente, según se configure la duración del contrato) a la vista de la justificación de los resultados que el gestor está obligado a mostrarle. Las pérdidas que soporta el cuentapartícipe son, como máximo, el valor de su aportación; pero en caso de ganancias, los beneficios (y la devolución de los bienes aportados en caso de extinción definitiva del contrato) serán los libremente pactados en el contrato. Esta figura está regulada en el Código de Comercio de casi todos los países y tiene su origen en las denominadas “participaciones” o “Commendas” medievales. Es una de las formas de colaboración empresarial más antiguas y que estaba en desuso, pero que el crowdfunding ha vuelto a poner de actualidad.

Término inglés para referirse a las personas, ya sean físicas o jurídicas, que realizan una aportación económica a una campaña. Es similar a Backer.

Nombre con el que se designa a aquellas inversiones de Capital inversión inmobiliario con una relación riesgo/rentabilidad baja. Se suele considerar como tal a aquellas estrategias que ofrecen una rentabilidad entre un 5% y un 10%. Esta estrategia suele invertir en inmubles bien ubicados, de construcción reciente y con un alto nivel de ocupación de inquilinos cuya calidad crediticia sea alta. La rentabilidad en estas inversiones es obtenida principalmente por unos ingresos recurrentes de alquileres y una baja plusvalía cercana a la inflación.

Nombre con el que se designa a aquellas inversiones de Capital inversión inmobiliario con una relación riesgo/rentabilidad moderada. Se suele considerar como tal a aquellas estrategias que ofrecen una rentabilidad entre un 10% y un 15%. Esta estrategia invertir en inmubles de calidad y que necesiten únicamente una pequeña reforma o lavado de cara para su rápida puesta en el mercado.

En castellano podemos encontrar el término traducido como micro mecenazgo, fondeo colectivo o financiación colectiva, aunque cada vez es más frecuente encontrarlo sin traducir directamente en inglés: crowdfunding. La etimología de la palabra «crowdfunding» viene de la conjunción de los vocablos ingleses «crowd» (multitud) y «funding» (financiación). Es decir, esta palabra surgió para describir una nueva de forma de conseguir financiar un proyecto y que consiste en apelar de forma abierta a un colectivo, o multitud de inversores, para que aporten dichos fondos. La idea de solicitar fondos de forma pública no es nueva, pero el factor determinante para el crecimiento exponencial de este tipo de peticiones y para que fuera necesario inventar una nueva palabra fue la aparición de intenet. Gracias a la red el número de personas que pueden llegar a participar en un proyecto es inmenso y acaba configurando una multitud anónima (crowd) que de otro modo y por los medios de difusión tradicionales sería impensable. Otro factor determinante del crowdfunding es el anonimato, ya que esa multitud de personas que apoyan el proyecto no no se conocen entre ellas y aunque es habitual que las plataformas incluyan botones para compartir en las redes sociales nuestra participación en un proyecto, lo más frecuente es que dicha participación sea anónima. Pero lo más llamativo del fenómeno del crowdfunding es que lo más probable es los micromecenas o microinversores que participan en un proyecto tampoco conozcan a la persona o empresa a la que van a aportar fondos. Su participación se basa en la confianza digital que se ha ido ganando el crowdfunding. De hecho, las cifras sobre el número de fraudes o de proyectos que una vez recaudados los fondos no entregan el producto son realmente bajas. Así, a partir de este sencillo planteamiento de economía colaborativa en la actualidad se han desarrollado plataformas de crowdfunding con enfoques muy variados y cada una especializada en un sector o tipo de crowdfunding específico. En función del objetivo con que se crea la campaña de crowdfunding y de las contraprestaciones que se ofrezcan existen distintos tipos de clasificación. Y dependiendo de la web que consultemos veremos que hay quien establece más o menos tipos de crowdfunding. En BrickFunding creemos que la siguiente clasificación es la más ajustada: -Crowdfunding general - (non-Investment crowdfunding) -Crowdfunding de donación - (Donation based crowdfunding) -Crowdfunding de recompensa - (Reward based crowdfunding) -Crowdfunding de preventa - (Pre-sale crowdfunding) -Crowdfunding de inversión - (Investment crowdfunding) -Crowdfunding de inversión en acciones - (Equity based crowdfunding) -Crowdfunding de préstamo - (Crowdlending) -Crowdfunding inmobiliario - (Real estate corwdfunding or Brickfunding)

En inglés se denomina Donation based crowdfunding y es frecuente encontrarlo también así en castellano. Este es el más altruista de los tipos de crowdfunding. No existe contraprestación alguna y los donantes simplemente aportan su dinero a una causa solidaria o a un proyecto que consideran justo o con el que simpatizan. Normalmente se trata de proyectos humanitarios, sociales o políticos. El retorno que ofrece es de tipo emocional y se basa en la satisfacción que obtiene el donante por haber apoyado una causa solidaria.

En inglés se denomina Investment crowdfunding y es frecuente encontrarlo también así en castellano. Aquí ya no se trata apoyar proyectos que nos parecen interesantes, ni de encargar un producto que nos gusta adelantando el dinero para su fabricación y desarrollo. En este tipo de crowdfunding, como su nombre indica, se trata de invertir con la intención de ganar dinero. En inglés esta denominación es genérica y engloba los tres tipos habituales de crowdfunding de inversión: Crowdfunding de acciones, Crowdfunding de préstamo y Crowdfunding inmobiliario. Aunque en castellano por crowdfunding de inversión nos referimos tanto a la denominación genérica como al tipo específico de crowdfunding de inversión en acciones o Equity based crowdfunding. A diferencia del crowdfunding de donación o recompensa a la persona que aporta fondos no se le denomina mecenas sino inversor o micro inversor.

Cuando nos referimos al crowdfunding de inversión en acciones, o Equity based crowdfunding, hablamos de aportar fondos a un proyecto empresarial. Normalmente se hace a cambio de acciones de la empresa, aunque existen otros modelos que lo hacen con un contrato de cuentas en participación que ofrecen un compromiso o contrato en el que se pacta participar en un negocio, pero sin entrar en el accionariado. Es importante señalar que aquí los inversores se convierten en socios de la empresa y asumen los mismos riesgos que el empresario y, por tanto, aunque pueden tener mayores beneficios, también pueden tener mayores pérdidas e incluso perder la totalidad de lo invertido. En este caso no hay compromiso de devolución del dinero invertido y sólo recuperaremos la inversión si se venden las acciones en un futuro, lo que se denomina Exit. Dado que la presencia de cientos de accionistas, o incluso miles, en la estructura societaria de una pequeña empresa puede dificultar la toma de decisiones, algunas plataformas estructuran a todos los inversores en una sociedad creada al efecto y cuyo único fin es ser accionista de la empresa que ha solicitado la financiación. Aunque numerosos reguladores, como en el caso español, no permiten esta figura y lo que se hace es sindicar a todos los participantes en un único representante con derecho a voto. Así la empresa tendrá un accionista y un único interlocutor, lo que facilitará las cosas de cara a futuras ampliaciones de capital o negociaciones en la junta de accionistas.

En inglés se denomina Lending based crowdfunding o crowdlending. Es un tipo de corwdfunding de inversión en el que los microinversores prestan su dinero a cambio de un tipo de interés. Pueden ser préstamos a particulares o a empresas. Dependiendo de la plataforma, este tipo de interés es fijo por proyecto, o cada inversor establece un tipo mínimo por debajo del cual no prestará su dinero y es el solicitante del préstamo el que en función de la oferta disponible escoje entre todos los prestamistas aquellos que mejores condiciones le ofrezcan. Así, en este último caso, el tipo final que paga el solicitante acaba siendo una media de todos los tipos y para una misma operación un inversor puede recibir distinta rentabilidad que otro.

En inglés se denomina Pre-sale crowdfunding o Pre-order crowdfunding y es frecuente encontrarlo también por estas denominaciones en castellano. Hay quien lo considera incluido dentro del crowdfunding de recompensa, pero cada vez es más frecuente encontrarlo como una categoría propia dado su diferente enfoque respecto a éste, ya que aquí lo que se quiere financiar no es un proyecto, sino un producto. Es importante señalar aquí que no se trata de invertir en la empresa o proyecto del emprendedor, sino de adelantar los fondos para que cree un producto que todavía no existe y que recibiremos a cambio de nuestro dinero. De alguna manera se trata de una campaña de preventa en la que podemos reservar un producto, con la única salvedad de que éste todavía no existe. Por supuesto también hay un componente emocional y de apoyo a aquellas causas, proyectos o productos con los que empatizamos. Pero en muchas ocasiones se trata de una compraventa en la que pagamos adelantado un precio que nos parece justo. Normalmente el solicitante establece un número mínimo de unidades a desarrollar y establece un precio de venta.

En inglés se denomina Reward based crowdfunding y es frecuente encontrarlo también por esta denominación en castellano. También se emplea Perk based crowdfunding. En este tipo de crowdfunding a cambio de financiar un proyecto se ofrece una recompensa que normalmente suele ser un producto, un servicio o una experiencia. A mayor cantidad aportada por el donante mayor es la recompensa. Normalmente se incluyen aquí proyectos artísticos en los que la recompensa es más un detalle testimonial o de agradecimiento por parte del artista hacia los mecenas (funder o backer en inglés) que le ayuden a financiar su proyecto. En este tipo de casos prácticamente estaríamos en un crowdfunding de donación ya que el donante sabe que prácticamente no va a recibir nada a cambio y su principal motivación es ayudar a sacar adelante un proyecto con el que simpatiza. A partir de aquí las recompensas pueden ir subiendo hasta en ocasiones alcanzar valores equivalentes a lo aportado ya sea por el valor emocional que tenga para el interesado (un libro dedicado, un pase vip para un concierto o una velada con tu artista favorito) o por la posibilidad futura de revalorización de los objetos entregados a cambio (una fotografía firmada o una edición limitada de un grabado que puede que se conviertan en objetos de culto para coleccionistas.

Con esta denominación se engloba a todos los tipos de crowdfunding que no son de inversión, es decir el crowdfunding de donación, el crowdfunding de recompensa y el crowdfunding de preventa.

El crowdfunding inmobiliario es una herramienta de financiación de proyectos inmobiliarios que, basándose en el método de crowdfunding (financiación colaborativa), permite a cualquier usuario invertir en un mercado hasta ahora exclusivo a los grandes patrimonios. Así, este sistema de financiación colectiva se presenta como un soplo de aire fresco dentro del mercado del ladrillo y permite poner en marcha proyectos sin que intervenga un banco y sin necesidad de una gran inversión.

Siguiendo el ejemplo del crowdfunding surgió hace una década el concepto del Crowdsourcing. El témino es igualmente un neologismo de origen inglés y proviene de las palabras Crowd (multitud) y Outsourcing (externalización). El crowdsourcing viene a establecer la idea de fomentar el desarrollo de tareas o proyectos a cargo de una comunidad de personas mediante una convocatoria abierta. Es decir, ya no se trata de la tradicional idea de subcontratar a una empresa o un grupo de personas concreto el desarrollo de un proyecto, sino que se trata de apostar por las posibilidades colaborativas y participativas que ofrece la web 2.0. para llevar a cabo una tarea o solucionar un problema.

Es una estrategia de inversión que se basa en no invertir todo en una única oportunidad, sino en dividir nuestra inversión en otras más pequeñas, para minimizar así la exposición al riesgo e intentar a su vez maximizar la rentabilidad conjunta de nuestra cartera. Además de dividir nuestro portfolio en pequeñas inversiones también es aconsejable diversificar el tipo de oportunidades en que invertimos, intentando tener distintos tipos de inmuebles, Plataformas, ciudades, permanencias y tipos de corwdfunding.

Dow Jones Industrial Average.  Es habitual referirse a él como DJIA, Dow-30 o Dow Jones. En castellano se le denomina Indice Dow Jones. Fue creado por Charles Henry Dow, editor del periódico The Wall Street Journal durante el siglo XIX, y mide la evolución en las cotizaciones de las 30 mayores sociedades anónimas el mercado bursátil de Esatdos Unidos. Aunque nació con el nombre de Industrial, ya que en l siglo XIX las principales empresas eran industriales, hoy tienen un peso muy importante las empresas finacieras e informáticas. De momento no hay ninguna empresa de Crowdfunding en el Dowd Jones ni tampoco en el NASDAQ.  

Estatus legal que se le atribuye en el mundo anglosajón a la persona o institución que que dona fondos a un proyecto. En castellano se podría traducir como donante, aunque este término se suele emplear más para referirse a los mecenas artísticos que sufragaban una obra de arte y cuya imagen solía parecer en la propia obra en actitud piadosa.

Podría traducirse como Auditoría, o Diligencias Previas de Auditoría, aunque lo más frecuente es encontrar el termino en inglés. Se refiere a una investigación o auditoría de una empresa previa a la firma de un contrato en la que se evalúan aspectos financieros, legales, contables, estratégicos, etc.). Puede tratarse de una obligación legal, aunque el término se aplica habitualmente a los procedimientos voluntarios.

Se denomina así a los primeros usuarios de un producto o de una empresa. Son personas que les encanta estar a la última en productos innovadores y nuevas tecnologías y suelen ser los usuarios más activos en campañas de crowdfunding innovadoras.

Este término se emplea para designar la estrategia detinada a atraer a los primeros inversores en una campaña y que consiste en ofrecer unos descuentos o regalos solo para aquellos más madrugadores (o early birds). Este tipo de ofertas suelen volar en unas pocas horas y sirven a los promotores del proyecto para dar más publicidad a su lanzamiento generando expectativas entre los usuarios más ansiosos por conseguir el producto. A este tipo de usuarios se les suele llamar early adopters.

Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization Se podría traducir como Beneficio Antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones, aunque se usa en castellano habitualmente el acrónimo inglés EBITDA. Representa el resultado de explotación de una empresa sin tener en cuenta los intereses e impuestos que la empresa tiene que pagar, ni las amortizaciones o depreciación del activo fijo. Es decir, representa el beneficio bruto de explotación calculado sin tener en cuenta los gastos financieros. A diferencia del Cash Flow Operativo, el EBITDA al no incluir los costes financieros, nos da una imagen más clara del funcionamiento del negocio de una empresa, aunque también tiene el inconveniente de que no incluye precisamente esos parámetros que pueden ser vitales para el desarrollo de su negocio.

En el mercado inmobiliario tradicional se emplea el término equity para referirse a la diferencia entre el valor de mercado de la propiedad menos la deuda o hipoteca que todavía pese sobre el inmueble. Es decir, sería el importe líquido que le quedaría al propietario tras vender el inmueble y antes de gastos e impuestos. La acepción más común es la que se refiere a los fondos proporcionados por los accionistas para la constitución de una sociedad o durante una ampliación de capital y que supone una participación en el capital social de una empresa. Así es cada vez más común empear este término para referirse a las acciones de una empresa.

Se dice de un material o una mejora de funcionalidades de un producto que se incorpora a la campaña de crowdfunding donde se necesita añadir una cantidad extra de dinero. Los add-ons o “extras” se consiguen poniendo más dinero en caso de que se produzca esta necesidad.

El derecho fiduciario es muy habitual en Latinoamérica y especialmente en Colombia. El constituyente de la fiducia aporta unos bienes para que sean administrados por una sociedad fiduciaria según el fin que haya establecido el constituyente en el contrato, y en favor de un beneficiario (que puede ser o no el constituyente). Los bienes no pasan a ser propiedad de la sociedad fiduciaria ni del beneficiario, sino que son un patrimonio autónomo que garantiza la obligación establecida en el contrato de fiducia. Bajo esta fórmula Rodrigo Niño, CEO de Prodigy Network, logró reunir a 3.500 inersores para levantar un rascalcielos en Bogotá en el año 2009 que puede ser considerado como el primer proyecto de corwdfunding inmobiliario de la historia. En el ordenamiento jurídico español no hay referencias a esta institución, ni es una figura habitual, y todas las referencias son doctrinales/jurisprudenciales, que la definen como: “la atribución patrimonial que el fiduciante realiza a favor de otro para que este utilice la cosa o derecho adquirido para la finalidad que ambos pactaron, con la obligación de transmitirlos al fiduciante o aún tercero cuando se cumpla la finalidad prevista”. Es decir, que por un lado hay un contrato de transmisión del dominio, eficaz erga omnes, y por el otro un obligacional válido entre los firmantes, destinado a obligar al fiduciario a actuar de forma que puedan rescatarse los bienes cuando se cumpla el supuesto pactado.

Con esta expresión se muestra en las campañas de crowdfunding el porcentaje de financiación alcanzado o comprometido hasta la fecha. Habitualmente se muestra una barra de progreso en la que podemos ver gráficamente este porcentaje. También es muy frecuente encontrar este apartado directamente en inglés: Funded.  

El término proviene de la conjunción de los términos ingleses Finance (finanzas) y Technology (tecnología). Es decir, el Fintech se refiere a todas aquellas startups y empresas de servicios financieros que utilizan las nuevas tecnologías para ofrecer productos y servicios financieros innovadores. El crowdfunding inmobiliario, por supuesto, estaría englobado dentro de esta categoría y también dentro del Proptech y el Wealthtch.  

En inglés Cash Flow. Podemos definir el Cash Flow como el flujo de caja o de tesorería de una empresa. Es decir, las entradas y salidas de efectivo que se producen en un periodo dado. Es un parámetro fundamental para medir la liquidez de una empresa y sus necesidades de financiación, ya que una empresa a pesar de ser rentable puede tener problemas de efectivo. Aplicado al crowdfunding inmobiliaro las entradas de caja vendrán de los alquileres mensuales y de la plusvalía que se obtenga por la revalorización del inmueble en el momento de la venta. Y las salidas de caja serán habitualmente los gastos de escritura de la propiedad, los gastos de constitución de la sociedad instrumental que vaya a ser titular del inmueble (cuando sea este el tipo de crowdfunding), los gastos de reformas y reahabilitación del inmueble, los gastos de mantenimiento y gestión, los gastos financieros e hipotecarios, etc. La diferencia entre estas entradas y salidas de caja será lo que nos permitirá calcular la rentabilidad de un proyecto o TIR. Normalmente cada plataforma ofrece un plan financiero detallado con la previsión de gastos e ingresos de cada proyecto. El inversor debe estudiar con detalle esta información.

En inglés Investment fund. Un fondo de inversión es un instrumento financiero de ahorro que reúne a un gran número de personas interesadas en invertir su dinero y que se constituyen en una Institución de Inversión Colectiva (IIC). A los inversionistas se les denomina partícipes. El fondo está administrado por una Sociedad gestora, que es la responsable de su gestión y administración. Y una Entidad Depositaria es la que que custodia los títulos y efectivo y ejerce funciones de garantía y vigilancia ante las inversiones. Dependiendo el objetivo de cada fondo suelen invertir en valores cotizados (acciones, bonos, etc.), divisas o inmuebles. En este último caso se denominan Fondos de Inversión Inmobiliaria o Fondos Inmobiliarios. Los fondos están regulados por una normativa que pone los límites a la forma en que la sociedad gestora puede invertir el dinero, con el fin de asegurar un nivel mínimo de diversificación, liquidez y transparencia. Tanto el tipo de activos en los que invierte (política de inversión) como el resto de las características del fondo (comisiones, posibilidad de sacar el dinero, riesgo que se asume, horizonte temporal...), están recogidas en un documento llamado folleto informativo y en el resumen del mismo DFI (Datos Fundamentales para el Inversor).

Los Fondos de Inversión Inmobiliaria (FII) son un tipo de fondo de inversión que sólo invierte en inmuebles. Debido a las mejores ventajas fiscales que ofrecen las SOCIMIs esta figura está tendiendo a desaparecer y los fondos se están transformando en SoCIMIs. En España, por ejemplo, actualmente ya sólo quedan tres fondos inmobiliarios registrados en la CNMV y los tres están en liquidación.  

Persona que aporta fondos a una empresa, proyecto o campaña de crowdfunding. Dependiendo del tipo de crowdfunding se le denominará micromecenas, patrocinador, backer o microinversor.

También se le suele denominar Push Goal y es el equivalente al Importe objetivo en una campaña de crowdfunding.

Persona que se dedica a captar fondos para una campaña de fundaraising.

Consiste en la actividad de captar recursos financieros de personas, empresas, fundaciones y Administraciones Públicas para causas benéficas o no lucrativas. Habitualmente los destinatarios de los fondos son asociaciones, ONGs y fundaciones, aunque también frecuente que sean organizaciones políticas o religiosas.  A la persona que se dedica a captar los fondos se la denomina fundraiser. El concepto es muy similar al del crowdfunding de donación, aunque existen dos diferencias básicas: -En el crowdfunding la donación se hace un proyecto concreto mientras que en el fundraising la donación se hace a una organización sin un fin determinado. -En el crowdfunding la captación de fondos se hace por internet y está enfocada a donantes particulares, mientras que en el fundraising la captación se hace en persona y está más enfocada a organismos, instituciones y grandes mecenas.    

Periodo de Permanencia en una inversión. También es frecuente encontrarlo como Estimated Holding Period o Periodo de Permanencia Estimado. Para más info ver Periodo de Permanencia.

International Bank Account Number El IBAN es el Número de Cuenta Bancaria Internacional y se utiliza para identificar a nivel internacional una cuenta bancaria. Consta de un máximo de 34 caracteres alfanuméricos. Los dos primeros son de carácter alfabético e identifican el país. Los dos siguientes son dígitos de control y constituyen el elemento de validación de la totalidad del IBAN. Los restantes son el número de cuenta, que, en la mayoría de los casos, identifica además la entidad y la oficina.

Es el objetivo de financiación que nos marcamos al iniciar la campaña. Depediendo del tipo de crowdfunding será necesario alcanzar ese objetivo al 100% o superar al menos un Umbral Objetivo (habitualmente entre un 70% y un 80%) por debajo del cual la campaña cerraría sin éxito. En inglés es habitual encontralo con Objetive, Funding Goal y Push Goal.

en fondos, bienes o derechos. En cada país están reguladas por una legislación o normativa específica y suelen estar sujetas a utorización por parte del regulador bursátil y/o bancario para poder operar. Existen tres tipos de IIC especializadas en inmobiliario: -Fondos Inmobiliarios -Sociedades de Inversión Inmobiliaria -SOCIMIs  

En el crowdfunding se denomina así a aquellas personas que participan en proyectos de crowdfunding de inversión, es decir, que invierten su dinero en un proyecto para conseguir un beneficio o retorno económico. También se les denomina micro inversores y son la base de la nueva economía financiera participativa.    

Internal Rate of Return. Se traduce en castellano como Tasa Interna de Retorno y es es un parámetro que se usa para comparar la rentabilidad de potenciales inversiones. Para más info ver TIR

La Jumpstart Our Business Startups Act, conocida como JOBS Act, fue aprobada en 2012 en Estados Unidos principalmente para impulsar el desarrollo de sus empresas y startups mediante la regulación del crowdfunding de inversión como medio de financiación. Hasta la aprobación de dicha ley las empresas solo podían buscar financiación de tres formas: la autofinanciación (a través de ahorros propios y de familiares, préstamos personales bancarios o incluso hipotecando la propia vivienda), la financiación bancaria mediante créditos o la búsqueda de un inversor profesional o grupo inversor que aportara los fondos suficientes. Con la crisis financiera el grifo del crédito bancario prácticamente se cerró con lo que era muy difícil para las pequeñas empresas y startups conseguir financiación. Con la JOBS Act se permite que pequeños inversores particulares puedan invertir pequeñas cantidades, pero además sin obligar a que la empresa cotice en bolsa ya que anteriormente si una empresa tenía más de 500 accionistas la SEC obligaba a la misma a hacerse pública y con la nueva regulación se aumenta esta obligación a 1000 y además sólo se consideran aquellos que hayan aportado más de 10.000 dólares. Como medio de protección a los inversores se estableció que las nversiones sólo pueden realizarse mediante plataformas de crowdfunding que deben estar autorizadas por la SEC y se fijaron también unos límites de inversión a los particulares. En España se aprobó una ley similar en el año 2015 llamada Ley de Fomento de la Financiación Empresarial y que regula a las Plataformas de Financiación Participativa (PFPs) o Plataformas de crowdfunding de inversión.  

Anglicismo para denominar una alianza o unión entre dos o más socios para invertir o desarrollar un negocio conjunto. Pude traducirse como Riesgo Compartido, Alianza Comercial o Consorcio. Y a los participantes se les denomina Venturers o Socios. No existe un requisito legal para la estructura de este acuerdo o alianza temporal. No es necesaria por tanto la constitución de una sociedad mercantil nueva, aunque suele ser habitual constituir una nueva participada por ambas o constutirse en UTE. Es similar al Contrato de cuentas en participación, pero a diferencia de éste ambas partes sí que participan conjuntamente en el desarrollo y gestión del proyecto.

A diferencia de los early bird tickets, en esta ocasión los late bird tickets son ofertas o promociones de última hora en las campañas de crowdfunding. Es una estrategia habitual para conseguir culminar o cerrar una campaña con éxito ya que en todas las plataformas se establece un umbral objetivo por debajo del cual el solicitante no recibirá nada. Ante la perspectiva de no conseguir ningún fondo muchas empresas o solicitantes prefieren ofrecer esos descuentos antes que quedarse sin nada.

En el crowdlending de préstamo, o crowdlending, a las personas que prestan su dinero en ese tipo de plataformas se les denomina lenders, microlenders, prestamistas o microprestamistas.

Liquidity. La liquidez de un activo mide la posibilidad de poder venderlo rápidamente sin tener que rebajar su precio para poder conseguirlo. Las inversiones en crowdfunding inmobiliario se estructuran habitualmente como una inversión en las acciones de una sociedad de responsabilidad limitada de nueva creación y cada inversión debe mantenerse por un período que puede llegar hasta a 5 años. Muchas Plataformas incluyen en sus condiciones la prohibición de venta a terceros y aunque algunas sí que ofrecen un mercado secundario donde los inversores pueden ofrecer sus acciones para la venta a otros miembros antes de que se alcance el plazo de desinversión, no hay garantía de encontrar un comprador o de conseguir venderla rápidamente a no ser que se acepte una pérdida sustancial de su valor. En el caso de contratos de participación en cuentas la situación es similar y resulta difícil deshacer una posición. En términos generales el inversor debe considerar su inversión ilíquida.

Es un ratio empleado en la promoción inmobiliaria que compara el coste (Cost) de la construcción del proyecto (suelo, materiales de construcción, mano de obra, honorarios profesionales, permisos, etc.) con el importe financiado mediante un préstamo (Loan). Se expresa en porcentaje LTC% y nos da una medida de las necesidades financieras de la operación y el apalancamiento necesario.

A diferencia del Loan-to-Cost, este parámetro compara el ratio de endeudamiento no con el coste de la promoción sino con su valor esperado de venta. Se expresa en porcentaje LTV% y nos da una medida del beneficio del apalancamiento financiero de la operación. El LTV% y el LTC% on parámetros habituales en el crowdfunding inmobiliario de préstamos y que los presatmistas o lenders deben considerar, además de la localización del inmueble, la experiencia y reputación tanto del constructor como del promotor, así como su historial crediticio. En castellano se suele emplear el término "ratio de apalancamiento".

Históricamente se ha definido a un mecenas como la persona que patrocina o protege a artistas, escritores, intelectuales y científicos para que puedan desarrollar su obra o trabajo. Por eso a las personas que apoyan este tipo de proyectos en las plataformas de crowdfunding de donación o recompensa se las denomina así también. Los mecenas son la base del crowdfunding y se les denomina también micromecenas o patrocinadores. También es muy habitual encontrar directamente su denominación en inglés como Backers o Funders. Cuando se trata de crowdfunding de inversión se les denomina inversores o microinversores.

Microcredit or microloan. Los microcréditos son, tal y como se apunta en el término, créditos muy pequeños destinados a prestatarios con bajos recursos y que no suelen exigir garantías personales Cuando además no se exigen intereses para su devolución se consideran crowdfunding de donación.  

National Association of Securities Dealers Automated Quotation. Bolsa de valores electrónica y automatizada, orientada a empresas de alta tecnología en electrónica, informática, telecomunicaciones o biotecnología. Su índice más representativo es el Nasdaq-100 que recoge las cotizaciones de las cien principales empresas. Aunque sí que existen ya algunas empresas de crowdfunding especializadas en invertir en el Nasdaq, por el momento ninguna empresa de crowdfunding cotiza en este mercado tecnológico.

Net Operating Income. Ingresos Netos Anuales. En inmobiliaria se refiere a la suma de los ingresos fruto de los alquileres, así como cualquier otro ingreso adicional que genere la propiedad, menos los gastos operativos (mantenimiento, gastos de gestión, seguro y tasas municipales). El pago de la hipoteca no se considera en el cálculo del NOI, es decir, no se incluyen los pagos ni de principal ni de intereses. No confundir con el Flujo de Caja Neto (Net CashFlow) de esa misma inversión, que sí que tendría en cuenta los pagos derivados de la hipoteca, ya que sí que afectan al Flujo de caja. Es decir, al dinero que efectivamente entra y sale de nuestra cuenta corriente durante la vida de una inversión. Ver CAP

Net Present Value. Valor actualizado o presente de los futuros flujos de caja netos de un proyecto o inversión.  

Cash Flow Operativo - CFO Es la medida del cash flow o flujos de caja, generados por una empresa en el desarrollo de su actividad empresarial. A diferencia del EBITDA, aquí se tienen en cuenta todas las entradas y salidas de caja reales, no las contables, e independientemente de su procedencia. Con este parámetro podremos saber si una empresa generará suficiente flujo de caja positivo y podrá mantener sus operaciones y crecimiento por si misma, o si, por el contrario, necesitará financiación para para poder operar.

Nombre con el que se designa a aquellas inversiones de Capital inversión inmobiliario con una relación riesgo/rentabilidad alta. Se suele considerar como tal a aquellas estrategias que ofrecen una rentabilidad de un 20% en adelante. Aunque es frecuente emplear este término anglosajón, también podemos encontrarnos su traducción en español "oportunista". Esta estrategia apuesta por inmuebles que requieren un grado muy alto de mejoras o de drásticos cambios en su estructura y gestión. También invierten directamente en promociones de obra nueva y suelo.    

El panel de control es la parte privada de las Plataformas de Crowdfunding donde los inversores registrados y que han participado en un proyecto u oportunidad, pueden controlar su evolución y hacer un seguimiento de su cartera de un solo vistazo. Suele incorporar herramientas gráficas de visualización, opciones de configuración y personalización y también un área de notificaciones. También se le puede denominar Tablero de mandos, Interfaz de usuario y es muy frecuente encontrarnos directamente la palabra inglesa Dashboard.

Periodo de Permanencia estimado de la inversión hasta su venta o desinversión. También es frecuente encontrar el término directamente en inglés: Holding Period o Estimated Holding Period. Algunas Plataformas de Crowdfunding limitan por contrato la transmisión de las acciones o participaciones durante la vida de la inversión por lo que el inversor no podrá deshacer su participación hasta que finalice dicho Periodo de Permanencia y la Plataforma proceda a la venta del activo. Y otras muchas sí que permiten su transmisión, pero al no existir un mercado secundario lo más probable es que el inversor no consiga revender su participación a no ser que acepte un importante descuento. Por todo ello es importante que el inversor tenga muy en cuenta este Periodo de Permanencia ya que a efectos prácticos no podrá vender su participación y por tanto debe considerar su inversión como ilíquida durante todo ese periodo.  

Una declaración de objetivos de negocio. Se construye como una fase de proyección y evaluación temprana donde se planifican tareas futuras, se evalúan los riesgos, se diagnostican problemas, se ofrecen diferentes puntos de vista, etc. En esencia, la información ofrecida por Plataformas sobre sus oportunidades sigue siendo un plan de negocios, es decir, una proyección o expectativas sobre los retornos esperados en la operación. Esto es algo que el inversor siempre debe tener en cuenta y evaluar toda la información de cada inversión reflejada en el memorándum con mucho cuidado. En inglés, se llama Business Plan.  

Es el nombre con el que se designan en España a aquellas plataformas de crowdfunding que necesitan autorización del regulador bursátil nacional, la CNMV, y que están reguladas bajo la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial y que regula el crowdfunding en España. Es el equivalente a la conocidad JOBS Act americana Básicamente la ley distingue entre crowdfunding general (que no necesita autorización) y crowdfunding de inversión, en el que las plataformas que se dediquen a este tipo de crowdfunding sí que necesita autorización para poder operar en el mercado español y deben constituirse bajo esta fórmula legal e incluir en su denominación el término PFP o Plataforma de Financiación Participativa. Actualmente la Ley está en revisión por parte de la CNMV precisamente debido a las particularidades del crowdfunding inmobiliario, ya que la ley no contemplaba la opción de que una plataforma puediera ser a la vez promotora y en otras ocasiones intermediaria, dándose la paradoja en España de que unas plataformas sí que necesitaban autorización para operar y otras no, dependiendo de la fórmula que escogieran para estructurar su actividad.

Esta palabra inglesa significa apoyo o promesa y se emplea para referirnos al importe con el que vamos a comprometernos a apoyar una campaña. En el caso del crowdfunding de inversión se emplea la palabra ticket.

Se emplea esta expresión para referirse a los fondos comprometidos que lleva una campaña. Es muy habitual decir que una campaña lleva recaudado tanto importe, pero en realidad los fondos quedan bloqueados en la cuenta de los inversores o mecenas y no se desembolsan hasta que la campaña finaliza con éxito o al menos se alcanza el umbral objetivo. Sólo en ese momento la Plataforma retira los fondos y hace entrega de los mismos al solicitante. En el caso del crowdfunding inmobiliario igualmente los fondos quedan bloqueados en una cuenta y por tanto comprometidos con la inversión. Y sólo cuando se alcanza el objetivo de inversión se ejecuta el cobro en nuestra cuenta para acometer la inversión en el inmueble. En castellano podemos encontrar esta palabra en inglés o traducida como Fondos comprometidos, recaudados o financiados.

El término P2P es un acrónimo inglés para referirse a la expresión “Peer to Peer” y es de uso generalizado también castellano. Se podría traducir como “de igual a igual” o “entre pares” y se emplea para referirse a las redes informáticas en las que no hay unos pocos ordenadores que funcionen de servidores y otros muchos como clientes, sino que todos funcionan como iguales entre si. Este tipo de redes se popularizó hace unos años con el empleo de programas como eMule. Ese mismo concepto horizontal se podría aplicar al crowdfunding, donde ya no hay muchos que piden piden fondos y unos pocos que los otorgan, sino que todas las personas de la red pueden participar en pequeños proyectos ya sea aportando o solicitando fondos. Y en concreto esta expresión se ha popularizado para referirse al préstamos de pequeñas cantidades de dinero entre particulares o crowdlending.  

En el crowdfunding general se denomina promotor a la persona que demanda fondos para su proyecto mediante una campaña de crowdfunding. En inmobiliaria el promotor es la empresa que va a promover la obra y que es la que solicita los fondos y se va a encargar de gestionar todo el proyecto. Aunque en crowdfunding inmobiliario es más frecuente denominarlo sponsor.

El término proviene de la conjunción de los vocablos ingleses Property (propiedad o bienes raíces) y Technology (tecnología). Es decir, el Proptech se refiere a todas aquellas startups y empresas que aplican las nuevas tecnologías al mercado inmobiliario. Entre los muchos campos que incluye tenemos los nuevos portales de alojamiento compartido, el software de diseño y cálculo arquitectónico BIM (Building Information Modeling), la realidad virtual, las nuevas plataformas inmobiliarias online, la domótica, y la aplicación del IOT o internet de las cosas tanto a la vivienda, como a los edificios y en última instancia a las ciudades, generando así un Big Data con el que intentar conseguir que nuestras ciudades sean Smart Cities, etc. Y, por supuesto, el crowdfunding inmmobiliario. Que, en este caso, además de ser una parte fundamental del Proptech, también estaría dentro del Fintech y el denominado Wealthtech por sus características como producto de inversión financiera.  

También se le suele denominar Funding Goal y es el equivalente al Importe objetivo en una campaña de crowdfunding.

Real Estate Investment Trust. Es un tipo de sociedad de inversión que nació en 1960 en Estados Unidos para permitir agrupar a los pequeños inversores y poder así invertir a gran escala en bienes inmuebles. Multitud de países han adaptado esta figura a sus legislaciones por el gran dinamismo que aporta al mercado inmobiliario. Casi todos los países europeos cuentan con esta figura, España la adaptó en 2009 denominándola SOCIMI, y en Sudamérica México, Brasil y Colombia también la han adoptado. En el mercado anglosajón son ya numerosas las plataformas de crowdfunding que han ampliado su cartera, ofreciendo también este tipo de productos a sus clientes.

La rentabilidad Neta le indica al inversor las ganancias estimadas por su inversión tras deducir las comisiones y gastos del proyecto. Para su cálculo únicamente se tienen en cuenta los beneficios netos proyectados (beneficios por alquiler y venta, menos los costes de la obra o reforma del inmueble, los gastos de gestión y desarrollo del proyecto, tasas municipales, escrituras y por último es importante que también esté inluida la comisión de la plataforma), que se dividen entre el capital invertido. El resultado se expresa en porcentaje y ofrece al inversor una idea clara de la rentabilidad esperada. El único inconveniente que tiene este parámetro es que al no tener en cuenta el tiempo de inversión, un proyecto por ejemplo a oche meses ofrece aparentemente una rentabilidad mucho menor que otro a cinco años que mostrará un valor mucho mayor. Para evitar este inconveniente y poder comparar inversiones con distinto horizonte temporal se recomienda anualizar este parámetro y obtener la Rentabilidad Neta Anualizada o TIR. Es importante destacar que en todas las oportunidades mostradas en las Plataformas de Crowdfunding estas rentabilidades son Rentabilidades Objetivo, o Rentabilidades Proyectadas, y se trata siempre de estimaciones. El inversor debe tener siempre esto en cuenta y además consultar toda la información ofrecida por cada Plataforma ya que en ocasiones difiere el cálculo del Beneficio Neto de una a otra, ya que no todas incluyen sus comisiones o gastos.

Son aquellas Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) de carácter no financiero y que tienen por objeto principal la inversión en bienes inmuebles de naturaleza urbana para su arrendamiento. Están reguladas y deben cumplir una serie de requisitos tanto en su capital y estructura como en el tipo de inmuebles que invierten y en la distribución de dividendos.  

Las SOCIMI son Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario. Son el equivalente a los REIT anglosajones. Están regulados por la Ley 121/12 y tienen una serie de requisitos legales como son: -Capital mínimo de cinco millones de euros. -Repartir en dividendos al menos el 80% de las rentas de los alquileres. -Cotizar en Bolsa, ya sea en el Mercado Continuo o en el Mercado Alternativo. -Contar con un free float mínimo de dos millones de euros o del 25% de su capital. Además, tienen una serie de ventajes fiscales que los hacen atractivos para estructurar bajo esta fórmula grandes patrimonios. Y aunque un inversor particular puede adquirir acciones de estas sociedades y participar de sus beneficios, la liquidez de las mismas es difícil de garantizar y en ocasiones su valoración está más ligada a la evolución del mercado bursátil que al inmobiliario. La gestión de las socimis está profesionalizada y el inversor no participa en la toma de decisiones sobre los activos a adquirir. El crowdfunding inmobiliario tiene ciertas similitudes conceptuales con este tipo de estructuras, ya que ambos activos se consideran Capital inversión inmobiliario, aunque evidentemente a muchísima menor escala. En el crowdfunding la gestión del activo también esta profesionalizada y es la Plataforma la que se encarga de todo, pero aquí hay un único activo por operación, con lo que el inversor sí que puede configurar su propia cartera decidiendo participar sólo en aquellos inmuebles que sean de su interés. La liquidez se pude considerar inexistente durante el periodo de permanencia, aunque una vez pasado ese tiempo la liquidación y venta del activo sí que está ligada exclusivamente al mercado inmobiliario.

Importe mínimo que se puede invertir en una oportunidad. En el crowdfunding de inversión es el importe mínimo que establece cada Plataforma para invertir en una oportunidad o proyecto. Es frecuente encontrarlo referido simplemente como ticket. Este valor suele oscilar entre los 50€ y los 50.000€ y lo fija cada Plataforma en función del tipo de inversor al que dirigen su proyecto.

En inglés Feasibility thresholdThreshold. En una campaña de crowdfunding se refiere al porcentaje mínimo de financiación que es necesario conseguir para poder llevar a cabo la misma. Dependiendo de la plataforma y de la normativa de cada país se establece un porcentaje de entre un 70% y un 80%. Si al finalizar la campaña no se ha llegado a ese porcentaje no se entrega ningún fondo al solicitante y se devuelve todo el dinero a los inversores. Solo aquellas campañas que superan ese umbral objetivo de financiación se considera que han tenido éxito y reciben los fondos recaudados menos la comisión de la plataforma por la gestión.

El valor añadido es el incremento de la riqueza generada por una actividad empresarial en un tiempo determinado. Se mide tras sacar la diferencia entre el valor de la producción de bienes y servicios y el valor de compra de las adquisiciones exteriores, es decir, entre los precios de mercado y los costos de producción. En inglés added value. Esta expresión también puede referirse a una de las clasificacione del Capital inversión inmobiliario: Value Added.

Nombre con el que se designa a aquellas inversiones de Capital inversión inmobiliario con una relación riesgo/rentabilidad media-alta. Se suele considerar como tal a aquellas estrategias que ofrecen una rentabilidad entre un 15% y un 20%. Aunque cada vez es más frecuente emplear este término anglosajón, también podemos encontrarnos su traducción en español Valor añadido. Esta estrategia requiere comprar un inmueble y aportarle un valor añadido, mejorándolo de alguna forma: reformas completas, cambio de inquilinos, cambio de uso, cambio de modelo de gestión, etc. Una vez transcurrido el tiempo necesario para aportar ese valor se procede a su venta en el momento oportuno generando una plusvalía.